Montar una peluquería va más allá de la búsqueda de un local y la puesta a punto del mismo, la elección del mobiliario o el utillaje necesario para cortar el pelo.

La industria de la belleza es uno de los sectores que más se renuevan con el paso de los años, adaptándose a las exigencias de los clientes más selectos y compartiendo tendencias estilísticas en todos los niveles.

Si vas a abrir una peluquería próximamente, deberás tener en cuenta estos consejos para emprender con éxito y apostar por un negocio próspero.

Pasos a seguir para montar una peluquería de éxito

#1. La idea de negocio

Uno de los principales errores que se comete a la hora de montar una peluquería nueva, es no tener bien definida la idea de negocio que nos gustaría.

Lo normal es que prestemos más atención a la inversión que vamos a hacer y dónde queremos abrir la peluquería, que al tipo de negocio que queremos, una decisión importante que, sin duda, marcará el rumbo de su apertura.

Antes de abrir las puertas de nuestro negocio, debemos tener en cuenta el público a quién nos vamos a dirigir, la marca personal y los gastos que debemos afrontar. Saber en qué salón encajamos mejor sin olvidarnos de la diferenciación, la clave para conseguir el éxito, dos conceptos que siempre se olvidan con la emoción de abrir una peluquería.

Debemos analizar bien la idea de negocio y nuestro plan de actuación a medio/largo plazo teniendo en cuenta los “pros” y los “contras”.

#2. El cliente

El cliente es el pilar fundamental del proyecto, por eso es muy importante que sepas todo de él: cómo compra, cuáles son sus gustos, dónde trabaja, qué tipo de familia tiene, cuánto gasta en belleza, etc.

Cuanto más sepas de tu cliente potencial, más acciones podrás tomar para dar respuestas a sus necesidades, gustos e intereses a la hora de montar tu peluquería.

Definir el cliente no es nada fácil cuando se trata de peluquerías más convencionales, pero es igualmente necesario buscar un patrón común para tener un punto de partida con el que trazar las primeras pinceladas del negocio.El cliente es clave para elegir el estilo del salón, qué muebles comprar o qué decoración es más afín a su estilo de vida. La identificación del cliente con el establecimiento es fundamental para captar su atención, muy importante en los primeros meses de apertura.

#3. El lugar

Disponer de un local visible, amplio y perfectamente accesible para los clientes, no es nada fácil. Depende, en gran medida, de lo que estemos dispuestos a pagar por él.

La inversión es uno de los aspectos que más influyen a la hora de elegir un local para montar una peluquería, y también, lo que más repercute a la hora de alcanzar el éxito.

Recurrir a expertos inmobiliarios es un punto a favor para optar a las mejores garantías en la búsqueda del local.

Para saber si el lugar elegido es el adecuado, existen estudios de mercado que pueden darte pistas sobre la viabilidad del negocio. También puedes contratar el asesoramiento de un coaching experto en el sector.

#4. Mobiliario y decoración

Una vez que ya sabes quién es tu publico objetivo y hemos buscando el mejor local para nuestro cliente, es hora de elegir el mobiliario y la decoración que mejor transmita los valores de nuestra marca.

En ND Mobiliario somos fabricantes de muebles para peluquerías y salones de estética. En nuestro catálogo podrás elegir el estilo que mejor encaje en tu negocio, optando a diferentes tapicerías y acabado. Contamos con una gran selección de sillones, taburetes, mostradores, espejos, lavacabezas, etc.

Si estas buscando un ahorro significativo, existen ofertas en salones completos que te permitirán comprar los muebles de peluquería más baratos. Desde unos 1000€ puedes conseguir todo el mobiliario en nuestra Web.

#5. La publicidad

Montar una peluquería también requiere de una pequeña inversión en publicidad.

Una vez que ya dispones de tu peluquería abierta, debes informar de ello, difundirlo y consolidar una imagen de marca. Tener una página Web y perfiles sociales es el punto de partida para darte a conocer, pero no es lo suficiente.

Tú serás el primer altavoz de difusión del negocio.

Preséntate a los comercios colindantes, invítales a probar tus productos y ofréceles descuentos llamativos. Sonríe. El boca a boca hará su trabajo en poco tiempo, y muy pronto, conseguirás tus primeros clientes.

Dejar un comentario